martes, 11 de junio de 2013

La Escritura Fundacional de la Cofradía de La Balesquida (1232)


Fue el 5 de febrero de 1232, ante el notario D. Martín Pérez, cuando la dama Doña Velasquita Giraldez fundó la cofradía cuya denominación proviene de la transformación de su propio nombre. En la escritura fundacional, la virtuosa Doña Velasquita declaraba al comienzo que la cofradía que hacía e instituía, era para «los sastres y otros vecinos y buenos de la ciudad de Oviedo» como se puede leer seguidamente: «Yo, doña Velasquita Giráldez, en la era de mil y doscientos y setenta años, á cinco días del mes de febrero, "fago donación, doctación é nueva institución" última y postrera voluntad por redención de mi ánima y de mis padres y de todos mis bienhechores, "á vos todos los confrades de la confradía que hago é instituyo de los alfayates ó jastres y de otros vecinos y buenos de la ciudad de Oviedo"...». Además, con el fin de que se pudieran cumplir sus funciones benéficas, la fundadora donó importantes bienes rústicos y urbanos.

Plaza de La Balesquida de Oviedo.
(Archivo: Pelz)

Por un informe de diciembre de 1770, elaborado por Don José Fernández Cueto y Don Antonio Morán Valdés, Regidores Perpetuos del Ayuntamiento de Oviedo, sabemos que hubo en la capital del Principado de Asturias dos cofradías bajo la advocación de Nuestra Señora de la Balesquida: «La Antigua», fundada en 1232 por Doña Velasquita Giraldez (y cuya escritura fundacional podremos leer a continuación) y «La de Números» que "establecióse o reformóse en 16 de diciembre de 1708 [...] siendo pribatiba sólo para sastres, mugeres o hijas suias y no más", mientras que  «La Antigua» era para "Maestros sastres o Alfaiates, y otros hombres buenos de la ciudad de Oviedo, y así son cofrades quantos quieren”. Además, ambas cofradías tenían como sede la Capilla de La Balesquida.

Matasellos, en sobre ilustrado, con el escudo de la Cofradía de Ntra. Señora de la Balesquida,
fundada en 1232. Exposición Filatélica "La Balesquida". Oviedo, 21 de mayo de 1991.


El documento que recoge la escritura fundacional de 1232 de la Cofradía de La Balesquida comienza diciendo: «Jesús  María. Este es un traslado bien y fielmente sacado del original que queda y anda en un libro viejo del Hospital y casa é más bienes que dotó y donó Dª. Balesquida Giraldez, su voluntad y testamento á los Cofrades, que fué hecha de los Alfayates de esta cibdad é más vecinos de ella, según había pasado antes Martín Perez Presbítero Escribano de la dicha casa, sacado y aquí puesto por mi el Licenciado Morán vecino y Regidor de esta Ciudad, para que caso que aquel se pierda ó no parezca, se tenga cuenta y razón de se acordar de la instituyente y dotadora y bienhechora de tan buena obra y memoria, que por nuestros pecados no hallamos, después acá ni en nuestro días, quien semejante obrar haga. Plega á Dios sea para que gocemos de Dios por intercesión de su bendita Madre Señora de Santa María de la Balesquida, amen. El Licenciado Morán Giráldez. - «Jesús  María.- Donación, doctación é nueva constitución del Hospital de Nuestra Señora Santa Virgen María: por Doña Balesquida Giraldes, en el año de mil e dos cientos setenta años. Reinando el Rey D. Fernando en León y en Castilla.» (*)


Capilla de La Balesquida
(Archivo: DMLFOTOS)

«Escritura. En el nombre de Nuestro Señor Jesucristo y en virtud del Espíritu Santo, amen. Yo Doña Balesquida Giraldez en la era de mil y doscientos y setenta años á cinco días del mes de Febrero, fago donación, doctación é nueva institución última y postrera voluntad por redención de mi ánima y de mis padres y de todos mis bienhechores á vos todos los confrades de la confradía que hago e instituyo de los Alfayates ó Jastres y de otros vecinos y buenos de la ciudad de Oviedo, dóivos y concédevos, es á saber. Un Hospital el cual edifiqué para recibimiento de los pobres y necesitados en heredad propia mia, la cual compré y adquirí por juro de heredad con todas las pertenencias, la cual está cerca del la Torre de Castillo Real cabe la calle y camino público que vá  á  la Iglesia de Santa María del Campo de una parte, y de otro lado de arriba está casa del Monasterio de San Vicente, de la otra parte delante está casa de Bartolomé Martínez. Doy también con este Hospital dos tercios de la casa que fué de Pedro Cuyer y de su mujer Doña Armina, y está cerca del dicho Hospital ante la dicha Torre. Dóivos también aquella losa que fué de Juan del Caro, la compré de su hijo Pedro Carro con todo su lantado y con todas sus pertenencias, y está en el Rosal ante la losa que fué de Juan de Vega, y las dos tercias de las dichas losas, las cuales compré de Doña Marina Martínez mujer de Estébano Renaldo é sus hijos e hijas. Dóivos también todas las mis heredades las cuales compré y tengo y haber debo en la villa de Truébano dentro y fuera de la dicha villa ó aldeal, con casa é controcios y lantados duendo y brabo y con todas sus pertenencias, salidas y entradas. Dóivos también en este Hospital camas, conviene á saber: diez lechos con sus alcozares y con seis cabezales de buena pluma, é once mantas é dos colchas; é nos los sobredichos confrades habernos cada un año para siempre dar quince maravedís de la moneda del Rey á ocho sueldos, á un Presbitero de la capellanía de San Tiso que cada dia celebre misa, visperas y maitines por vuestra ánima. E si por algun caso la dicha confraderia fuese destruida del todo, ó por ventura quedasen otros ó más del número de los dichos confrades que quisiesen é pudiesen complir lo sobredicho por vuestra ánima, segun que arriba dicho es, que lo puedan y deban rescebir y tener y cumplir todo lo que dicho es por vuestra ánima Doña Balesquida Giraldez. Y tenemos que conservar fielmente, según todo nuestro poder el dicho Hospital con las dichas posesiones y cosas suyas para rescibimiento y servicio de los pobres para siempre, segun que arriba es dado y donado. E si no hubiese algunos que lo pudiesen y quisiesen complir segun dicho es, el Señor Dean é Sochantre de la Iglesia de Oviedo con el Capellán mayor de San Tiso, hayan y deban tener el dicho Hospital con las sobredichas posesiones y todas las otras cosas sobredichas con todo lo que después fuera adquerido para el provecho y servicio del dicho Hospital y según la facultad é posibilidad del dicho, ordernar y disponer dél según discrección y albedrío. Y para cumplir lo que dicho  es por vuestra ánima, tenga cumplido poder. E yo Doña Balesquida Giraldez oblígovos las dos mis medias casas que yo hice en mi heredad que están en la Rúa fuera de la puerta del muro del Castillo en la Calle que está cabe Santa María del Campo para validación y guarda del dicho Hospital y de las dichas posesiones en todo tiempo y están entre la casa de Doña Alambre y la casa que fué de Don Alonso Pérez Canónigo, en tal que cuando quiera que las dichas casas se dieren ó traspasaren por cualquier titulo, siempre sean obligadas á vos y á vuestros sucesores para el dicho guarescimiento. E yo con todos los otros mis bienes y posesiones y de mis subcesores, libre de dicho guarescimiento; y si la dicha moneda fuere mudada tengo de pagar los dichos quince maravedís, según lo que esta moneda vale en el presente tiempo. E nos los cofrades tenemos de pagar los dichos quince maravedís para el dicho Clérigo por tres tercios del año, en cada tercio su rata, es comenzando primero dia de Marzo hasta otro primero dia de Marzo sin disminución alguna. Que fué fecho y otorgado lo sobredicho en Casa de Alonso Pérez Rosello en lleno Cabildo, reinando el Rey don Fernando en León y en Castilla y Córdoba,y D. Juan por la gracia de Dios Obispo en Oviedo, y García Camota Merino del Rey en aquella vez; y fueron testigos presentes Maestre Nicolao Canónigo y Pedro Isidro Presvítero, y Ruy González Presvítero y Juan Presvítero y Diego García y Domingo Sánchez y Sancho Gutiérrez y Pedro Relio, é Guillerme é Niculas Pérez alfayates, é otros, Andrés Giño, Pedro Fernandez é Juan Pérez é Fernando Miguel, Jueces de la confradería, y Vicarios Miguel Fernandez y Juan García Andador, y García Díaz, Pedro Díaz, Don Fernán Pérez, Pero Guión, Esteban Guión. Pedro Sánchez, Isidro Vega y Niculas Deba, Pedro Giraldi, Alonso Martin, Martino Pérez Presvítero, Escribano de la dicha Casa— Martinus Pérez, Notarius— El Licenciado Moran Giraldez.» (**)


Fotografía de la desaparecida Plaza de La Balesquida de Oviedo (1910)
(Archivo: DMLFOTOS)

En relación al contexto en el que se desarrollan las cofradías profesionales de Oviedo en el siglo XIII, en "Historia de Asturias" de Carlos Martínez Martínez, se destaca, al igual que señalan historiadores como García Larragueta o Quirós Linares, la inexistencia de gremios en la capital del Principado de Asturias y el papel que jugó el Concejo desarrollando las actividades artesanales y comerciales, regulando el trabajo de los ciudadanos. Además, Carlos Martínez también comenta cuestiones relacionadas con La Balesquida y su fundadora, Doña Velasquita Giráldez: "«La población de la ciudad — Oviedo — se ocupa en modestas industrias de producción limitada y consumo local: alfayates, cuchilleros, cambiadores, herreros, pelliteros, mercaderes, carniceros, carpinteros, correeros, albergueros, herradores, bregadores, hortelanos, pedreros, forneros, freneros, arrieros, ballesteros, etc. Se señala el siglo XIII como el del nacimiento de las cofradías profesionales bajo la advocación de uno u otro santo. Las cofradías profesionales surgen respondiendo a un sentimiento común de piedad alentado por la Iglesia que les hace buscar un tipo de organización que refleje, traducido a las necesidades de la vida urbana, el dogma de la Comunión de los Santos. Las cofradías no tienen actividades profesionales que quedan reservadas al concejo. Este dispone instrucciones sobre el trabajo en oficios, el aprendizaje, derechos y obligaciones de los artesanos. El concejo de Oviedo desarrolló durante la Edad Media las actividades propias de los gremios inexistentes en la ciudad. Los gremios no existen. Su labor es sustituida por ordenanzas y normas municipales para el ejercicio de sus profesiones» (34).


Inscripción original: D. O. M. Dª.  Balesquida Giráldez fundó en 1270 esta Capilla,
Cofradía y Hospital de su nombre. Una suscripción de 
Hermanos y Devotos y el
celo de su Mayordomo Pedro Fernández 
del Campo reedificaron este Templo.
Año de 1876. 
Capilla de Nuestra Señora de La Balesquida
(Fotografía: Sitomon)

Una de las primeras cofradías creadas fue la de los zapateros, que se dice ya existía el año 1219. El 5 de febrero de 1232 funda la cofradía de los alfayates -sastres- doña Velasquita Giráldez. En la escritura fundacional la virtuosa benefactora declaraba que la cofradía era para «los sastres y otros vecinos y buenos de la ciudad de Oviedo». Para que pudiera cumplir sus funciones benéficas, la fundadora donó a la cofradía importantes bienes rústicos y urbanos en Oviedo y su comarca. Entre ellos figuró un hospital que doña Velasquita declara haber sido construido para los pobres y necesitados. «Doivos en este hospital camas, conviene a saber, diez lechos con sus alcozares y con seis cabezales de buena pluma e once mantas y dos colchas». En la escritura de fundación de la cofradía no se alude más que a los propósitos asistenciales de la misma. 


Carlos Martínez Martínez
(Ambás, Carreño 1899 - Gijón 1995)

Pese al desarrollo y fortalecimiento de los centros urbanos de población, que en Asturias medieval no llegaron a adquirir verdadera importancia, la economía asturiana conservó durante el siglo XIII, como ya indicamos antes, su condición fundamental de agraria. Nada hubo en nuestra tierra en este siglo comparable a lo que en cuanto a desarrollo industrial, aunque fuera incipiente, tuvieron ciudades como Gerona, Lérida, Vich, Tortosa, Barcelona, Jaén, Toledo, Córdoba, Sevilla, Vergara, Durango, Haro, Logroñó, Valladolid y algunas más, en las que hubo industrias de madera, hierro, vidrio, cordelería, paños, entre otras producciones (35)".

Lápida de Doña Valesquita Giráldez, fundadora del Hospital 
y Cofradía de su nombre, en la Iglesia de San Tirso de Oviedo.
(Fotografía: S. Mon)

Sobre el uso del término "gremio" en Oviedo, Juan Uría Ríu indica en su artículo "Las cofradías ovetenses de los oficios" (publicado en 1972 en la revista "La Balesquida"), lo siguiente: "sería a fines del siglo XVI o principios del XVII cuando comenzó a ser empleada la palabra «gremio» en nuestra ciudad. Pero creemos que sería empleada con la significación de oficio, de tal manera que en lugar de decirse de una persona que era o pertenecía a tal oficio, se diría que era o pertenecía a este o aquel gremio".  También hay que añadir que en el año 1770 ninguna de las dos cofradías de La Balesquida, antes mencionadas al inicio, estaba bajo la advocación "de la Esperanza", como tampoco se hace referencia a ella ni en las Ordenanzas de 1450, ni el documento fundacional de 1232.

Matasellos, en sobre de alfil, de la Cofradía de Ntra. Señora de la Balesquida,
fundada en 1232. Exposición Filatélica "La Balesquida". Oviedo, 21 de mayo de 1991.



Notas:

(*) Copia de la escritura fundacional de la Cofradía de Nuestra Señora de la Balesquida, recogida en   "Asturias monumental, epigráfica y diplomática. Datos para la Historia de la Provincia" y realizada por Juan de Dios Miguel Vigil el 16 de octubre de 1841, por disposición del mayordomo D. Nicolás Longoria y Acero, de otra anterior hecha por el Licenciado Morán Giráldez. El documento fundacional en sí, comienza tras la palabra "escritura", que aparece en cursiva, al inicio del cuarto párrafo. En relación a esto, hay que destacar también que Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811), realizó una copia del testamento fundacional de esta antigua cofradía ovetense.

(**) Tras la copia de la escritura fundacional aparece el siguiente texto, el cual no está recogido en "Asturias monumental, epigráfica y diplomática. Datos para la Historia de la Provincia" y que aporta datos del copista y de cúando se hizo la copia: «La fundación que antecede se halla en un libro empergaminado señalado con el número 19, desde el f. 16, hasta el 18 vt. y se copió de orden del actual Mayordomo Dn. Nicolás Longoria y Aceró, por el Cofrade que abajo firma como práctico en la traducción de letras antiguas, y queda corregida. Oviedo y Octubre 16, año del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo de 1841 en cuyo año hace 609 que fundó dicha Cofradía. El Cofrade, Juan de Dios Miguel Vigil.» 

(34) Sancta Ovetensis. La Catedral de Oviedo, centro de vida urbana y rural en los siglos XI al XIII.
Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Escuela de Estudios Medievales, 1962.
Santos Agustín García Larragueta.

(35) Historia de la economía política en España. 
Manuel Colmeiro
Imprenta Cipriano López. Madrid,1863


________________________________

Bibliografía consultada:

Asturias monumental, epigráfica y diplomática. Datos para la Historia de la Provincia
Ciriaco Miguel Vigil
Imprenta del Hospicio Provincial, 1887

La Cofradía de la Balesquida fundada en 1232
Ricardo Casielles
Editorial Idag. Oviedo, 1949

Historia de Asturias
Carlos Martínez Martínez
El Comercio. Gijón 1969

Las cofradías ovetenses de los Oficios
Juan Uría Ríu
Revista "La Balesquida". Oviedo, 1972

El crecimiento espacial de Oviedo
Francisco Quirós Linares
Departamento de Geografía de la Universidad de Oviedo, 1978

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...